Aguerrido defensor de los dominicanos en Puerto Rico: Saúl Pérez

0
9

.- La vida no es solo el corazón que late, sino el pensamiento flotante sobre ese corazón que ha dejado de latir.-

Por: John Mármol

Cuando me propuse escribir este artículo, me senté en mi silla predilecta, con un cojín especial y una taza de té pues una congestión pectoral amenazaba impedirlo, sobre todo con un regocijo muy particular pues siempre he sido un fiel lector sobre la vida de los héroes, lideres y figuras emblemáticas de los países latinoamericanos y desde que conocí a Saúl, pude darme cuenta que estaba frente a uno de esos líderes que como es costumbre pasan por desapercibidos por la mayoría de la gente por quienes son capaces de dar hasta su vida.

Lo vi caminar muchas veces por las avenidas Fernández Juncos y Ponce D’ León calles de Puerto Rico. En una ocasión le pregunte: Don Saúl, que lo mueve a exponer su vida haciendo denuncias prácticamente solo en un sistema donde rampantemente gravita la discriminación y la xenofobia y donde nuestros representantes gubernamentales se hacen de la vista gorda? La respuesta recuerdo fue simple y corta, John Mármol: el motivo que mueve a este hombre, son los maltratados de mi país, los que no tienen voz y los que día a día son víctimas de discrimen sin nadie que sea por ellos y sin un organismo que los represente, luchare hasta morir; fueron sus últimas palabras ese día.  

A continuación un resumen para beneficio de nuestros jóvenes y los dominicanos que no conocieron sobre este líder de la comunidad dominicana, inclusive para quienes lo conocieron y no alcanzaron a valorar su trabajo incansable en defensa de nuestra comunidad y las demás comunidades extranjeras en Puerto Rico.

Pedro Saúl Pérez: nació en 1953 y murió el 1ro de octubre de 2007. Fue presidente del sindicato de la Manisera S.A., uno de los sindicatos más poderosos  en la época, antes de la revolución de abril.

Saúl lucho por la vuelta al poder del profesor Juan Bosch luego del golpe de Estado, convirtiéndolo en un constitucionalista aguerrido. Esta lucha le costó el tener que migrar a Puerto Rico y comenzar una interminable lucha a favor de sus compatriotas. A diferencia de otros constitucionalistas que llegaron a la Isla por igual motivo, nunca vendió sus principios y mucho menos aceptó ningún soborno de políticos, empresarios, jefe de agencias y de ninguna otra parte que atentara contra la dignidad de su gente, siempre se mantuvo departe del pueblo.!!!

Fue secretario general del P.L.D. en Puerto Rico desde 1984 a 1986.

Hombre polifacético, buen padre, buen esposo y conocedor de múltiples oficios como: mecánico de profesión, especialista en alarma, soldadura, experto en reparación de bomba de gasolina, entre otros.

El 6 de febrero de 1989, ocurre el hallazgo de dos cadáveres encadenados en las aguas de la Bahía de San Juan, Puerto Rico, nativos de la Republica Dominicana. Los nombres de los cuerpos encontrados eran: Rosado Pérez y Bienvenido Núñez. Al darse cuenta de que el caso fue desatendido por las autoridades locales bajo la excusa de que no tenían jurisdicción, Saúl se convierte en fundador del MOVIMIENTO DE UNIDAD OBRERA DOMINICANA junto a Héctor Madera, actual tesorero del Comité Dominicano de los Derechos Humanos en Puerto Rico, de Rafael Paulino, entre otros.

Saúl Pérez era tildado de loco, fanático entre otros epítetos, por aquellos que, productos de sus denuncias, veían amenazados sus intereses personales y por aquellos malos dominicanos que se avergüenzan de su tierra y sus orígenes.

El 16 de agosto de 1997 ocurre el asesinato de Rafael Herrera, un mecánico y constructor dominicano, aparentemente producto de brutalidad policiaca, acto que sirvió para que Saúl junto al hoy presidente del Comité Dominicano de los Derechos Humanos en Puerto Rico, Esteban Reyes, organizaran protestas y caminatas multitudinarias hasta el cuartel de la policía y otras agencias de gobierno, desatando persecuciones continuas y actos humillantes a las vidas de estos hombres.

Dos evidencias de esas persecuciones se narran a continuación: Una noche mientras se encontraban durante una entrevista radial, en la Emisora 11Q en el programa Cadena Dominicana que producía la fenecida Isabel Vargas, la cabina de esta emisora fue tiroteada inmisericordemente, sus vidas salieron ilesas gracias a que los cristales eran resistentes a las balas. Dos días después llegando a la estación QBS en la Urbanización San Francisco y donde participarían en el programa “Así es Quisqueya” de la periodista Iris Figuereo, Saúl y Esteban descubren que estaban siendo perseguidos.

En esa Ocasión la periodista hizo la denuncia al aire y responsabilizó a la policía de cualquier incidente que atentara contra sus vidas.

PEDRO SAUL PEREZ, fue objeto de burla por muchos de los que hoy se vanaglorian adjudicándose el resultado de sus logros, de sus iniciativas e ideas y muchos de los que hipócritamente alardean de ser defensores de nuestra comunidad.

Murió de un ataque al corazón mientras se dirigía a pie a una reunión en el Club Dominicanos Unidos para tratar temas de discrimen y otros detalles. Prácticamente solo y presintiendo su muerte, se sentó en una parada de guagua donde minutos después falleció. Le sobrevive su esposa quien en la actualidad se encuentra recluida en un centro de cuido y un hijo que carece de los recursos económicos para atenderla.

En estas fiestas navideñas y siempre, insto a las organizaciones dominicanas y a nuestros cuerpos consulares en la Isla, a que honremos el legado de un hombre que pasará a la historia como uno de los más importantes defensores de la comunidad dominicana y otras comunidades extranjeras en Puerto Rico.                                                   Espero que no pase por desapercibida la obra de quien en vida vivió para servir: PEDRO SAUL PEREZ.

*El autor es comunicador y cantante.