El mejor regalo de navidad

0
7

Resulta interesante la conducta y comportamiento de la humanidad a lo largo y lo ancho de toda América Latina cuna de múltiples rostros y facetas, pero con un solo corazón hermano en esta temporada.

Por: John Mármol

En todo el mundo latino no hay tradición más universal y que nos unifique e identifique tanto como la celebración anual de las festividades de navidad. Su sola mención trae emociones, excitación y alegría, gratas añoranzas y la esperanza de re-encuentro con familiares desplazados o amigos de siempre.

Muchos son los motivos y las circunstancias en que regalamos o pedimos regalos durante esta celebración.

El ánimo varía en cada persona pues cada uno lleva dentro, su propia historia. Unos caminan alegres y otros encerrados desahogan su llanto recordando la perdida de algún ser querido, la rotura de una relación amorosa, el distanciamiento de la familia entre otras razones individuales. Lo cierto es que inevitablemente llega la época en que la brisa, las luces y las tradiciones propias, avisan indiscretamente que ha llegado navidad.

Los regalos son una forma de expresar agradecimiento, amistad, admiración o de recompensar el comportamiento de alguien hacia nuestra persona.

Entonces, alguna vez has descubierto en especifico, que detalles causarían satisfacción a tu vida el 25 de diciembre? O que evento devolvería la paz, la tranquilidad, el entusiasmo, el valor, la fe y el amor a la vida en el momento de las doce campanadas?

Aunque parezca increíble, la mayoría de los seres humanos durante 364 días, nos envolvemos desmedidamente en el trabajo, las metas personales, la universidad, el matrimonio, la búsqueda constante de bienes materiales y desafortunadamente, no sacamos un momento para descubrir realmente que cosa nos llenan, nos edifican y nos dan la capacidad  de saborear la belleza de nuestra existencia.

Obviamos las cosas pequeñas que por segundos nos hacen sonreír y perdemos la facultad de hacer feliz y de mucho menos ser felices.

La noche del 25 de diciembre millones de familias se reúnen a celebrar con la manera peculiar de cada país, la tradicional cena y es muy posible que en las afueras este alguien esperando ser invitado a la mesa porque sencillamente se encuentra solo y lo cierto es que para ese alguien, ese gesto sería el MEJOR regalo de navidad.

Sabias que para muchas personas dotadas de recursos financieros incalculables el recibir la visita de un ser querido, un te quiero, una tarjeta, una llamada telefónica, un perdón o simplemente la sonrisa de un vecino significaría el motivo pleno para encontrarle significado a la noche del 25 de diciembre?

A nivel internacional, el cierre de acuerdos de paz entre gobernantes y el hallazgo de medidas y decisiones sabias que ayuden a minimizar o erradicar las guerras, seria para sus ciudadanos, el advenimiento de una gran navidad.

A nivel local el cese al fuego, la devolución de tranquilidad y sosiego a nuestra gente, el que nuestros niños vuelvan a disfrutar nuestras canchas, nuestros parques, nuestras marquesinas, nuestras playas sin temor a ser alcanzados por una bala perdida, representarían el regalo más grande que los delincuentes puedan brindar a su pueblo durante la celebración de las fiestas navideñas y siempre.

En el plano familiar, el respeto entre padres e hijos, el amor a nuestros ancianos, el respeto a nuestras mujeres y la interacción familiar produciría un efecto enriquecedor que seguramente representaría, el mayor de los pretextos para sentarse a disfrutar de la tradicional cena.

Finalmente, para nuestros extranjeros, el mayor regalo de navidad será el que tengan la oportunidad de retornar a sus países de origen, cenar junto a los familiares que dejaron allá y una vez regresen a la Isla, junto a sus congéneres terminen de recibir la aceptación sin prejuicios ni discriminación de cada uno de los buenos hermanos Puertorriqueños….. Una feliz navidad y un prospero 2012.

 

*El autor es locutor y cantante