Del grupo que naufragó en Nagua 14 dominicanos logran llegar a Puerto Rico

0
7

Los inmigrantes dijeron que la yola que los rescató llegó el lunes a las costas puertorriqueñas, pero que por recomendaciones del capitán se ocultaron en un cayo hasta esperar la noche, antes de tocar tierra.

Nagua (EFE).- Al menos 14 dominicanos de un grupo de más de 90 viajeros de una yola que naufragó el domingo pasado en una playa del país cuando se dirigía hacia Puerto Rico se encuentran a salvo en esa isla, informaron hoy martes varios familiares a medios de comunicación locales.

María Ángeles Villa, madre de Vladimir Alvarado, dijo que su hijo la llamó hoy desde Puerto Rico para informarle que se encuentra bien junto a su esposa Emilyn García. Diómedes González y Agripina Vásquez González, tíos de Mileddy García, Nino García y Franklin Vásquez, otros de los viajeros que se daban por desaparecidos, informaron que estos también se comunicaron con la familia para darle la buena noticia de que se encuentran a salvo en la vecina isla, aunque con síntomas de deshidratación.

Los familiares afirmaron que los viajeros narraron la odisea que pasaron cuando la rudimentaria embarcación zozobró en el mar abierto frente a la playa de Matancitas, en el municipio de Nagua de la provincia María Trinidad Sánchez (noreste).

De acuerdo con los relatos, luego del naufragio otra embarcación con rumbo irregular hacia Puerto Rico los rescató y condujo hacia su destino final sin mayores problemas.

Otros de los viajeros que según sus familiares llegaron a salvo a Puerto Rico son Rafael Vólquez, Zoila María Serrano, Petra Vélez Gómez, Carlos Manuel García Garrido, Juan Berrocal Gómez, Pastor Medrano, Daniel Alvarado, Cesar García y Josefina Cuello Tribell.

Autoridades de la Defensa Civil de Nagua informaron ayer el rescate de tres cadáveres, mientras que unas 30 personas lograron salir nadando hasta las costas.

Por su parte, el gobernador de la provincia María Trinidad Sánchez, Ricardo Pichardo, dijo a periodistas que solicitará el traslado de todo el personal de la Marina de Guerra de servicio en Matancitas.

El funcionario aseguró que todo el mundo sabe que Nagua es un foco de viajes ilegales hacia Puerto Rico, por lo que entiende que la Marina debe ser más vigilante. EFE

 MG apresa otro grupo 42; según familiares

Tras el naufragio de  una yola con 95 ilegales en la zona de Nagua,  donde murieron tres personas  y 27 siguen desaparecidas, la Marina  de Guerra apresó este martes  en Juan Dolio, San Pedro de Macorís,  en medio de  un tiroteo,  a 42 personas de un grupo de 60 que pretendían viajar ilegalmente en una yola a la vecina isla de Puerto Rico.  En medio del tiroteo, los marinos apresaron  a 28 hombres y 14 mujeres, quienes fueron trasladados a la comandancia de la Marina en Boca Chica, donde son interrogados y depurados.

El jefe de la Marina, vicealmirante Nicolás Cabrera Arias, dijo  a través del vocero, capitán de navío Antonio Cabral Fanith,  que el grupo al ser descubierto por miembros de inteligencia, M-2,  se dispersó y  algunos dispararon contra los marinos.

Explicó que los viajeros ilegales fueron sorprendidos a la 1:45 de la madrugada en  Playa Caribe, entre  Guayacanes y Juan Dolio,  donde se disponían hacer la travesía en una embarcación de 33 pies de eslora, dotada de dos motores de 60 caballos de fuerza.

Los uniformados  peinaron  los bosques y las playas que dan acceso a Juan Dolio, Guayacanes y Playa Caribe para  ubicar a los más de 20 indocumentados que lograron escapar en medio del tiroteo. El oficial instruyó al jefe del M-2, contralmirante Luís Gerónimo Castro Hermón, para que los apresados fueran llevados a la sede del organismo en  Los Mameyes, de Santo Domingo Este.

TIMAN CON UN MILLON 400 MIL PESOS A 40

Traficantes de ilegales engañaron con un millón 400 mil pesos a un grupo de 40 personas a las que abandonaron en la isla Catalina, La Romana, haciéndoles creer que habían llegado a Puerto Rico. Luego de abandonar a 30 hombres y 10 mujeres, los estafadores sumergieron la embarcación cerca de la costa en La Pared, pidiéndoles que se  dispersaran “para evitar ser detectados por las autoridades puertorriqueñas”.

“Hemos llegado a Rincón  y tienen que dispensarse rápidamente por esos manglares para que eviten ser descubiertos por la Policía y la Guardia Costera”, fue la recomendación que hicieron los traficantes, según narraron algunos de los timados  quienes añadieron que los organizadores se esfumaron tras el engaño.