23 años de cárcel a hispano que mató mujer de 26 puñaladas y luego trató de quemar en horno

0
89

Alejandro, dijo en un juicio de varias semanas que mató a la víctima porque esta quería hacerle un video indecente para publicarlo en youtube.

Por Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Un juez de la Corte Suprema de Manhattan, impuso ayer lunes 23 años de cárcel a cadena perpetua al hispano Jesús Alejandro quien el 23 de abril del 2008 asesinó de 26 puñaladas a su mujer Christina Hernández.

Los jurados no se creyeron la historia y lo declararon culpable por el asesinato. El Fiscal de Distrito en Manhattan, Cyrus Vance Junior, calificó el homicidio como uno de los más horrorosos en la historia de crímenes relacionados con violencia doméstica en la ciudad y dijo que todavía el castigo impuesto por las leyes vigentes contra ese delito, no es suficiente.

Hernández tenía 25 años de edad y Alejandro 18 y residían en un apartamento del edificio 234 Este de la calla 119 en Manhattan, donde ocurrió el homicidio.  El juez Gregory Carro, le dijo al matador que por su conducta violenta no es capaz de controla la ira y le recordó que agredió a una guardia de seguridad en la prisión de Rikers Island, donde está encarcelado.

Durante la vista para la sentencia, el padre de la víctima, Wilfredo Hernández profirió insultos contra el culpable, llamándolo “cobarde y cabrón egoísta”. Le dijo al condenado que lo odia, mientras el asesino pedía perdón por el crimen.

María Justiniano, madre de Christina, relató entre incontenibles lágrimas que ya no puede sentir, abrazar y besar a su hija a la que echa mucho de menos. “El asesino nos ha dejado con el corazón roto”, agregó la madre.

La fiscal adjunta Jennifer Sigall, dijo que Alejandro luego de matar a Hernández, la degolló y arrastró el cadáver hasta el horno, donde trató de quemar el cuerpo antes de intentar huir.

Cuando policías que fueron llamados a la escena por la compañera de cuarto de la víctima, llegaron al edificio Alejandro estaba tratando de huir tras brincar al patio trasero por una ventana y fue capturado con el ensangrentado cuchillo en las manos.

“Este fue un asesinato horrible y espantoso”, expresó la fiscal adjunta al exponer con gráficas las condiciones en que dejó el asesino el cuerpo de la mujer, madre de un niño de 5 años en ese entonces.