No llegó mamá porque cuando se llega, es porque no se está

0
3

Por: Magdalena Núñez

Porque los padres no llegan, siempre deben estar.
No llegó mamá, porque cuando se llega, es porque no se está.
No llegó mamá, porque Margarita Cedeño siempre ha sabido que el rol de una madre es estar, no llegar.

No llegó mamá, porque ella siempre ha estado ahí vigilando, protegiendo y enseñando, porque tiene la capacidad suficiente y la conciencia para saber que lo importante no es llegar sino estar, para así poder guiar por el buen camino a su prole, labor que viene realizando desde que ocupa la posición de Primera Dama.

Los padres no deben llegar, deben estar, porque es posible que cuando se quiera llegar, sea demasiado tarde para enderezar, cuando los hijos hacen mucha algarabía porque llegan los padres, es porque estos no han dedicado el tiempo suficiente para estar con ellos.

Esto me recuerda la historia de un niño, que anhelaba tanto compartir con su padre que día a día guardaba el dinero de su merienda debajo de su colchón, hasta tener una buena cantidad, abordó a su progenitor y le preguntó? Papá cuando vale una hora de tu tiempo? El padre le contestó y el hijo le dijo toma, ya tengo el dinero suficiente para comprarte una hora. Ese día este señor lloró, al entender que él llegaba a su casa, pero no estaba con su familia.

Es preciso recordar que en la vida lo importante no es llegar, sino mantenerse, que el SER es más importante que el TENER. Solo asumiendo el rol que nos corresponde podremos alcanzar un país mejor para tod@s y eso solo es posible con padres que esten no que lleguen.

*La autora es periodista