www.diasporadominicana.com

¿Por qué “ganar en pesos” y pagar en dólares?

Fue la guerra civil de 1965 y no la privatizacin de pos guerra lo que produjo la ruptura social y política de la nación en dos mitades. En cierto sentido, este fue el último gran triunfo del capitalismo norteamericano en América Latina y el Caribe,  y, al mismo tiempo, su último suspiro.

Por última vez el crack financiero de pos guerra, 1966-1996, por ejemplo, movilizó los recursos humanos y económicos del país para ponerlos al servicio de la red de monopolios nacionales, en mayor escala aún que entre 1916-1924, y en esta ocasión, es decir, en el siglo 21, con el TLC, contra la población que se alineaba en los partidos políticos de masas, pero el precio sociocultural que hubo que pagar fue muy elevado.
La oposición en el Congreso a la reforma constitucional, por ejemplo, determinó que la socialdemocracia y sus dirigentes quedaran al margen de la política transaccional y, desde 2004, fuera del presupuesto.

Las dificultades inherentes a la economía neoliberal de entre 1980-2000 enajenaron el apoyo de importantes grupos populares, particularmente el ala política de los sindicatos, los gremios de profesores y el Colegio Médico  Dominicano, y los aproximaron a la sociedad civil pro Estados Unidos, que adquirió la condición de un movimiento radical de masas en el mismo momento en que el Estado Dominicano, llevado del temor de que el Congreso opositor pudiera sabotear al Poder Ejecutivo, por ejemplo, utilizaba de forma deliberada y sistemática la rivalidad entre las tribus políticas convencionales para inmovilizar al movimiento liberal-progresista.

En este caso puede decirse que los intelectuales pro Estados Unidos aplicaron la máxima de divide y vencerás.
En su último intento desesperado por lograr la estabilidad política, Estados Unidos y la Unión Europea, por ejemplo, no sólo intervinieron al sector privado, no solo se destruyó a si mismo sino que acabó con lo que legitimaba moralmente al capitalismo: el proyecto de lograr una subregión en el Caribe unida a las múltiples redes financieras monopólicas que pudieran coexistir en una paz social relativa bajo la misma administración y el mismo ordenamiento jurídico.
Cuando inició la privatización del Estado, por ejemplo, resultó imposible dar marcha atrás al motor de una economía colonialista.  El proceso de colonización capitalista estaba ya concluido en el Caribe en 1898.  Mientras tanto, la subregión caribeña occidental, desde Cuba a Nicaragua, por ejemplo, experimentó una transformación sociocultural impulsada por una serie de movimientos independentistas, golpes revolucionarios e insurrecciones,  que comenzaron con el proceso de nacionalización de las compañías petrolíferas y la implantación del militarismo en el estado y, ahora con el apoyo de Venezuela, Rusia, y China.

Es difícil decir con certeza cuándo comprendieron los viejos modelos económicos imperiales que la era del colonialismo había concluido definitivamente.  La era imperialista había llegado a su fin.

A  cien años, 1907-2007, por ejemplo, de la Convención Domínico-Americana, el DR-Cafta parecía indestructible e incluso 50 años antes, el hambre y la extrema pobreza afectaban a la mayor parte de los pueblos satelitales capitalistas del sistema.
Una nueva generación de políticos revolucionarios, de escritores y cineastas visionarios contemporáneos de las antiguas colonias de ultramar comenzó su creación literaria y artística al iniciarse un nuevo periodo de independencia y revolución.
Una nueva revolución social pos capitalista, decían algunos, era posible.

Por: Juan Carlos Espinal | Perspectiva Ciudadana

URL: http://diasporadominicana.com/?p=1652

Escrito por en Oct 25 2011. Archivado bajo Noticias, Noticias desde RD. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Primer Periódico Digital Dominicano en Puerto Rico y Primero con noticias de la Diáspora Dominicana en el Mundo (Derechos Reservados)
Designed by Gabfire themes