www.diasporadominicana.com

Tres importantes aniversarios dominicanos

Construir, reconstruir el ser dominicano, la dominicanidad, resulta indispensable para avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo. La cultura, incluidos los valores, las tradiciones, y las formas de expresión de los vínculos con la vida cotidiana, el prójimo, la naturaleza y la sociedad, en forma coloquial o artística, la industria cultural como producción económica, todo ello forma parte de la dominicanidad.

 

Esa dominicanidad que aparece desdibujada bajo la avalancha de la invasión cultural que nos impone costumbres, valores, y patrones de consumo que se pretenden universales y superiores. Son extraños y peor aun subordinados a los intereses mercantiles de consorcios y cadenas internacionales que, sin escrúpulo alguno,  van convirtiendo al mundo en un inmenso mercado común cultural, monótono, “homogenizado y pasteurizado”, donde muere la diversidad, las especificidades y la memoria de cada pueblo, y con ello el entusiasmo y la alegría por la vida cotidiana, mientars crece el rechazo a lo propio como inferior o expresión de atrazo.

Necesitamos recuperar, reconstruir el orgullo de lo que somos, la admiración por nuestros valores, nuestras tradiciones y nuestra historia, esa especie de biografía colectiva que inscrita en la memoria nos debería recordar lo que juntos y unidos somos capaces de hacer, respetando nuestra diversidad. La cultura es el cemento que nos une, la historia es lo que unidos hemos logrado y somos capaces de lograr. Cultura e historia van de la mano en la reafirmación de nuestro ser colectivo.

Somos una sociedad multicultural. Tenemos influencias y tradiciones culturales de origen europeo, africano, haitiano, del cercano oriente, del lejano oriente y de otros países latinoamericanos, asi como de norteamerica. Reconocer y fortalecer las especificidades de cada una de estos razgos culturales es parte del fortlecimiento de nuestras raíces culturales, desde la riqueza de nuestra diversidad. El pasado fin de semana fue muy ilustrativo en este sentido.

El sábado 24 de septiembre se conmemoró el día de la Virgen de Las Mercedes. Patrona de Barcelona, España y de nuestro país. La Virgen es la Madre de Jesus y por tanto resume en la simbología y el imaginario popular el poder del amor, la bondad y al mismo tiempo de ser intermediaria ante Jesus, Dios y Hombre, sumun del amor. Los feligreses católicos reconocen esta Virgen como patrona del país. Se trata de una tradición de origen español, enraizada entre nosotros y que se festeja con los correspondientes rituales del catolicismo, con mucho fervor religioso.

Pero en nuestro sincretismo cultural, Las Mercedes es identificada como una de las personalidades de Obatalá (ochalá u oxalá)gran Orisha en la santería de origen Yoruba, Padre (y en algunos caminos Madre) de todos los 16 Orisha y padre de todos los humanos. Unico Orisha que tiene caminos masculinos y femeninos. Poderoso, identificado con lo blanco, lo limpio, lo puro, el pensamiento y los sueños. Obatalá  mujer (una de sus 16 expresiones) es la Virgen de Las Mercedes. El dia en que la cultura Yoruba conmemora a Obatalá es el 25 de diciembre. Entre nosotros se acostumbra conmemorarlo el dia de Las Mercedes. Aunque la cultura Yoruba podría no ser predominante en nuestras raíces afrocaribeñas, su influencia y presencia es fuerte en importantes sectores de nuestra sociedad.

El mismo dia 24 de septiembre, se conmemoró un nuevo aniversario del asesinato de Amin Abel Hasbum en 1970. Brillante lider político revolucionario, de ascendencia palestina, ingeniero graduado Summa Cum Laude en la UASD, destacado dirigente estudiantil, oarticio en la resistencia anti trujillista, en la resistencia al golpe de estado contra Bosch y en la guerra de abril de 1965 y la resistencia a la intervención militar extranjera. Fue miembro del 14 de Junio y posteriormente del MPD, luchador democrático infatigable. Fue vilmente asesinado ante su familia. Querían asesinar sus ideas.  Su asesino fue condenado a 5 años de prisión y cumplió  la mitad de la pena. Amin es parte de la historia de las luchas que conquistaron las libertades democráticas y ejemplo para las nuevas generaciones.

El 25 de septiembre se conmemoró el derrocamiento de Juan Bosch. Cuando apenas aprendíamos a balbucear las palabras d ela democracia política, emergiendo de la mas prolongada y feroz dictadura del continente. Cuando una avalancha de votos evidenció claramente que nuestro pueblo optaba por un proceso democrático con profundo contenido social, los remanentes del trujillismo, apandillados con resentidos y apoyados por quienes entonces veían comunistas en todo quien promoviera mejorar la calidad de vida de las mayorías, lograron dar al traste con el naciente régimen. Las consecuencias son harto conocidas y aun las pagamos en prolongadas cuotas, en una eterna transición hacia una democracia que se traduzca en mejor calidad de vida y mayor equidad social. En esa transición, muchos ofrendaron sus vidas y sus bienes, ante la reacción criolla y ante soldados extranjeros. Cuando hizo falta sobraron los brazos y los hombres para cargar el honor patrio y dejar sembradas las semillas de un futuro mejor.

Tres aniversarios coincidentes en los que se entremezcla nuestra historia y nuestro sincretismo y diversidad cultural. Que ilustran bien lo que somos como pueblo, diverso y rico en tradiciones de multiple origen que permanecen y aun esperan florecer aun mas en la conformación de la dominicanidad, y rico en experiencias históricas que han marcado nuestro camino a la democracia y al bien común. Ese pueblo de multiples raíces,  corolario de nuestro mestizaje genético y cultural, y esa historia de luchas incansables por ser mejores. Eso somos y desde allí tenemos que construir, del reconocimiento de lo que somos. No superiores a ningún otro pueblo, pero tampoco inferiores.

Desde allí tenemos que repensar nuestra cotidianidad, pero también nuestras políticas publicas, nuestra salud, nuestra educación, nuestra economía, nuestro Estado. Conocer y aprovechar las experiencias y las oportunidades internacionales, pero metabolizarlas desde nuestro propio ser como pueblo. Mostremos nuestro orgullo por nuestras culturas, nuestras tradiciones y nuestra historia. Podemos construir un futuro mejor sobre las bases de nuestras especificidades e insertamos en el mundo a partir de nuestras potencialidades.


Fuente: Pedro Luis Castellanos | perspectivaciudadana.com | •El autor es médico, salubrista, epidemiologo, especialista en gerencia publica y politicas sociales. Miembro de IDESARROLLO y la Comision de Salud y Seguridad Social de Foro Ciudadano.

 

castellanos_pedro@yahoo.com

 

URL: http://diasporadominicana.com/?p=479

Escrito por en Oct 4 2011. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

300x250 ad code [Inner pages]

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Primer Periódico Digital Dominicano en Puerto Rico y Primero con noticias de la Diáspora Dominicana en el Mundo (Derechos Reservados)
Designed by Gabfire themes